¿Qué le sucede al cuerpo?

cuerpo-frio

Enfriamiento

Después de morir, el cuerpo se enfría gradualmente hasta que alcanza la temperatura del medio que le rodea pasadas las 24 horas. No obstante, el tiempo de enfriamiento difiere en relación al clima, su ropa, el lugar, etc.

El enfriamiento comienza en el rostro y las extremidades, ya que en 2 horas pierden su tempera. Por el contrario, las zonas abdominales: el cuello, axilas y órganos abdominales internos, tardan 24 horas.

rigidez

Rigidez

Al morir, en circunstancias normales, los músculos del cadáver quedan flácidos y en estado de relajación. Al pasar entre 3 y 6 horas de la muerte, se produce gradualmente una contractura muscular que provoca la dureza y retracción de los músculos volviéndolos rígidos y tensos. La rigidez comienza en la cabeza entre las 8 y 12 horas después del fallecimiento y desciende hasta los pies, llegando a su máxima intensidad a las 24 horas desde su muerte y comienza a desaparecer entre las 36 y 48 horas de pies a cabeza, momento en que se inicia el proceso de putrefacción.

Otro tipo de rigidez es el espasmo cadavérico, poco frecuente, al producirse de forma inmediata al morir principalmente en algunas muertes violentas y que produce la contracción de algunos músculos. Este tipo de rigidez es “in morten” mientras que la anterior es “post morten”.

Suele darse en los suicidios cuando la víctima se dispara sobre el cráneo y el arma, u otro objeto, se queda agarrada en su mano. También puede producirse en la expresión que tenía en el instante de su muerte.

 

Livideces cadavéricas

Con la muerte, y el cese de la actividad cardiaca, la sangre queda a expensas de la gravedad. Por ello, desciende y ocupa partes en declive del organismo, provocando en la piel manchas, llamadas livideces cadavéricas, de color violáceo o rojo oscuro visibles al pasar una hora y media desde la muerte.

Las livideces aparecen según la posición del cadáver, si se encuentra boca arriba, las manchas aparecerán en la zona de la espalda que no tome contacto con la superficie en la que se halle.

Entre las 12 y 15 horas después de la muerte, las manchas llegan a su máxima intensidad hasta que a partir de las 30 horas dejan de producirse.

putrefaccionfinal

Putrefacción

Es el signo más seguro de la muerte. Las bacterias que se encuentran en los intestinos para hacer la digestión de alimentos en vida, se transportan por los vasos sanguíneos nutriéndose de su sangre coagulada e iniciando el proceso de descomposición. Después, los huevos de larvas que se encuentran en los intestinos colaborarán en la putrefacción. Por esta razón, los carniceros, desde la antigüedad, desangran al animal en primer lugar para que la carne tarde en pudrirse.

El cerebro es el órgano más débil ante la putrefacción y el corazón el más resistente. Con la putrefacción aparecen numerosas substancias que provocan desagradables aromas, para evitar esta pestilencia, los humanos enterramos los cadáveres.

Después de las 24 horas de la muerte, aparece una mancha verde abdominal que certifica el estado de descomposición del cadáver. Además, el abdomen se infla hasta dos o tres veces su tamaño a causa de los gases pútridos, por esta razón, los que mueren ahogados ascienden a la superficie.

Durante los primeros 15 días el cadáver tiene un aspecto repulsivo al tener numerosas partes del cuerpo, como la cara, hinchadas, los glóbulos oculares salidos, caída de las uñas y el pelo, etc.

Después de dos semanas la piel se desprende del cuerpo hasta que en 4 o 5 años únicamente permanece el esqueleto.

El calor acelera el proceso de putrefacción, por ello, en verano es más precoz que en invierno. Las personas obesas, los niños, los cuerpos ahogados sacados del agua se descomponen más rápidamente. En cambio, los que mueren por hemorragias intensas, por deshidratación, los cuerpos delgados, ancianos y los que se mantienen bajo el agua, se retrasa este proceso.